La familia y el niño lector

icono-tesoro

Es conocido y muy estudiado de qué forma la lectura funciona como una de las puertas por las que se llega al conocimiento, y hay estrategias, métodos, pasos y miles de teorías que mencionan cómo enseñar a leer o a que adquieran habilidades lectoras los niños, pero pongámonos un momento en su lugar y pensemos cómo es recibir el hábito de lectura a los pocos años de haber nacido. Para el niño será el camino a mundos de fantasía, de saber, de identificación, de experimentar sensaciones, de maravillarse ante las historias que les cuenten papás y maestros.

Leer es una herramienta que está al alcance de la mano, pero no basta con sólo tomarla, hay que seguir procesos y aprendizajes que doten a las personas de habilidades lectoras, y es ahí donde entra la responsabilidad de la familia como los primeros guías en el acercamiento del niño a los libros, ya que no hay mejor momento para acercar a una persona a la lectura que cuando es pequeño, antes de que ellos incluso aprendan a leer. Por esta razón es tan importante preguntarnos qué tipo de libro es el indicado para que sea el primer texto de nuestro hijo, sobrino, nieto o alumno; qué tipo de historia le agradaría a él escuchar.

¿Cuál es la primer historia que recuerdas haber escuchado? ¿Quién te la contó? ¿Crees que es la primera historia que te habría gustado escuchar?

rata

Reflexionemos sobre estas cuestiones y pongámonos en el lugar del niño, y un primer paso para lograrlo es observar, ver cuidadosamente su comportamiento, gustos, intereses e identificar la identidad del pequeño, y comenzar a imaginar cuál sería su libro favorito. Piensa en el ambiente y espacio que utilizarás para leerle, si lo harás en un jardín, en la sala de la casa o en su recámara antes de dormir. Si el niño tiene un juguete favorito, utilízalo como personaje de la lectura, emplea marionetas, música, olores, juega con las voces, crea toda una experiencia de lectura. Piensa que leerles, además de enriquecer la relación del adulto con el niño, ayudará a acercar los libros al universo de los pequeños y desarrollará sus capacidades como imaginar, memorizar, aprender y ampliar su vocabulario.

Este proceso de imaginar qué libros se convertirán en los favoritos de los niños es una de las razones que nos motivan a escribir y reunir historias que serán de su agrado, así como crear personajes que se conviertan en sus compañeros de viaje. Estamos conscientes de que la primera experiencia de los niños con los libros debe ser única, y por lo tanto mágica.

Tomando en cuenta estos elementos es que creamos un apartado al final de los libros llamado el Tesoro de la Lectura, con muchas ideas sobre actividades, espacios de lectura y materiales que podemos emplear para convertir alguno de los libros de A la Luna remando en un libro especial para los niños, siempre pensando en cuál podría ser su historia favorita.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>